A lo que llaman Revolución Social de 4 ciudadanos con intereses y afán, de protagonismo, electorales y sed de venganza contra el sistema democrático, yo le llamo rebaño de borregos, pero con malas ideas. Lobos disfrazados de corderos, que dan abrigo a cualquiera que acepte sus ideas para desanimar a una joven democracia.

En España todo se tilda y se acentúa. A este movimiento nole puedes llevar la contraria por que en ese momento eres un rebelde, eres de izquierdas o eres de derechas, aunque como la mayoria de estas personas son antisistema, anarquistas e independentistas, no tardaran en calificarte de fascista y las juventudes socialistas “camufladas” te quemaran en la hoguera.

Hay que dejarse llevar por la corriente aunque esté manipulada o movida por esos políticos corruptos, grandes estrategas para conseguir o mantenerse en el poder, que al final son los que te han indignado.

Con esto vengo a decir, con pocas palabras, que estoy desengañado con el movimiento 15 M, Revolución social o como mediaticamente lo llamen. No es puro, no es real y no recoge un fin efectivo a corto plazo.

Como se oye, vulgarmente en Granada: “… vamos a dejar de chuparnos las pollas” y dejar de alimentar cada día a este movimiento de dudoso origen y claro final.