Estos mandarinos estan muy cegatos y seniles. Entran en un banco, poco normal, mientras son vigilados por las camaras y vistos hasta por la mujer de la limpieza…ja,ja,ja… lo mejor el final… y es que los chinos se comen cualquier cosa.